Jerónimo Salguero 2835 Piso 1° Buenos Aires - Argentina (5411) 4806-1350
PAIDEIA: WEB DE MEDICINA AMBULATORIA PARA EL NIÑO Y EL ADOLESCENTE

Inicio
Paideia Index Página Principal
Institucional
Quienes somos Quiénes Somos
Staff Paideia Staff
Información
Información a padres A Padres
Staff Paideia A Médicos
Staff Paideia Obras Sociales
Staff Paideia Novedades
Especialidades
Staff Paideia Clínicas
Staff Paideia Quirúrgicas
Utilidades
Staff Paideia Teléfonos Utiles
Staff Paideia Buscadores

Staff Paideia Links

Los Chicos

Staff Paideia Fotos y dibujos

Contáctenos
Staff Paideia E-mail
Staff Paideia Agradecimientos
 
Nosotros subscribimos Los Principios del código HON de la Fundación Salud en la Red
 
WMC
Web acreditada en Webs Médicas de Calidad
 
INFORMACIÓN PARA PROFESIONALES DE LA SALUD
 
QUISTES Y FISTULAS DEL TRACTO TIROGLOSO
Dr. Jorge Fiorentino. Jefe Departamento de Urgencia. Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez
 

Los quistes y fístulas del tracto tirogloso son una de las patologías halladas más a menudo a nivel cervical durante la niñez. En frecuencia ocupan el segundo lugar entre los tumores benignos del cuello en pediatría, sólo superados por las adenopatías (ganglios agrandados de tamaño que se palpan)

¿ Cómo se producen? (Embriología)

La glándula tiroides deriva del "foramen secundum" y se ubica en la porción anterior de la bolsa faríngea. Tiene su origen en 3 esbozos, 2 laterales y uno medio.

A partir del 17° día de la gestación se desarrolla como proliferación epitelial de la faringe, penetrando en el mesodermo en forma de espesamiento dependiente de la pared anterior faríngea, en la línea media y a nivel del segundo arco branquial. Se alarga y desciende desde la cavidad bucal (agujero ciego de la lengua) hasta el temo tiroideo, constituyendo el conducto tirogloso.

A la décima semana finaliza el crecimiento de la glándula, desapareciendo este conducto. Si alguna porción persiste, segrega un coloide originando una cavidad quística: el quiste tirogloso.

El hueso hioides, que deriva del segundo y tercer arcos branquiales, comienza su desplazamiento en sentido ventral, fusionándose y envolviendo el quiste.

La movilización hioidea determina la flexión y segmentación del tracto a nivel de la cresta, que constituye el punto de máxima presión, separándose y desapareciendo los vestigios epiteliales cuando la glándula tiroidea alcanza su posición final.

La falta de procesos de involución del tracto tirogloso hace que persistan diversos restos embrionarios, que son origen de formaciones quísticas o fistulosas ubicadas generalmente en la línea media del cuello.

Clínica, diagnóstico y tratamiento:

Los quistes y fístulas del tracto tirogloso están entre las lesiones más frecuentes halladas a nivel cervical durante la infancia. Aunque sus elementos constitutivos existen desde el comienzo del embarazo, muy rara vez se manifiestan clínicamente durante el periodo neonatal o la lactancia.
La semiología cervical evidencia un tumor ubicado sobre la línea media o lateralizado a no más de 2 cm. de ésta. De tamaño variable siempre excursiona en sentido céfalo caudal con la deglución.

De superficie lisa y de consistencia renitente, no se halla adherido a los planos vecinos y por lo general no se palpan adenomegalias (ganglios agrandados) satélites. Cuando el quiste está ubicado en la base de la lengua, ésta suele estar protruida (salida hacia fuera).

Los pacientes pueden presentar mal aliento ( halitosis) que se asocia a la descompresión intermitente del quiste por fistulización en la boca.
La fistulización externa con flogosis periquística reconoce como principal agente infeccioso al estafilococo

Diagnósticos diferenciales:

1. Linfadenopatías (ganglios agrandados de tamaño)
2. Quistes dermoides
3. Lipomas
4. Linfangiomas, hemangiomas.
5. Nódulo tiroideo o tiroides ectópica
6. Ránula

Para realizar un buen diagnóstico, es indispensable solicitar sistemáticamente un centellograma tiroideo para descartar compromiso glandular.
El quiste se suele conectar con el agujero ciego de la lengua por un conducto que atraviesa el hueso hioides, razón por la cual se acepta formalmente la operación de Sistrunk, que extirpa la zona medial del hueso hioides (ver figura n 1).

Figura 1

En síntesis, los quistes tiroglosos el tamaño de un guisante, se constituyen en el tumor cervical benigno (excluidas las adenopatías) más frecuentes en los niños.

Las manifestaciones clínicas casi siempre aparecen antes de los 5 años de vida y sólo ocasionalmente durante la lactancia.
Su tratamiento es siempre quirúrgico y para que sea exitoso se deberá resecar no sólo el quiste, sino también su trayecto y la porción medial del hueso hioides.

Aquel cirujano que desconozca estos principios condena irremediablemente a la recidiva y a una segunda operación, con más inconvenientes inherentes a toda reoperación.


Figuras 2 y 3

Dr. Jorge Fiorentino
Cirujano Infantil

 

Los servicios e información contenidos en nuestro sitio Web, se brindan bajo las siguientes condiciones

Inicio: 1/3/01. Ultima Actualización: 15/04/ 2008
Webmaster: Fernando Rettazzini