Jerónimo Salguero 2835 Piso 1° Buenos Aires - Argentina (5411) 4806-1350
PAIDEIA: WEB DE MEDICINA AMBULATORIA PARA EL NIÑO Y EL ADOLESCENTE

Inicio
Paideia Index Página Principal
Institucional
Quienes somos Quiénes Somos
Staff Paideia Staff
Información
Información a padres A Padres
Staff Paideia A Médicos
Staff Paideia Obras Sociales
Staff Paideia Novedades
Especialidades
Staff Paideia Clínicas
Staff Paideia Quirúrgicas
Utilidades
Staff Paideia Teléfonos Utiles
Staff Paideia Buscadores

Staff Paideia Links

Los Chicos

Staff Paideia Fotos y dibujos

Contáctenos
Staff Paideia E-mail
Staff Paideia Agradecimientos
 
Nosotros subscribimos Los Principios del código HON de la Fundación Salud en la Red
 
WMC
Web acreditada en Webs Médicas de Calidad
 
INFORMACIÓN PARA PADRES
 
OPERACIONES E INTERNACIONES
Dr. Jorge L. Blidner
Especialista en Psiquiatría Infantil
Servicio de Psicopatología Hospital de Niños RIcardo Gutiérrez de Buenos Aires
 

Una de las situaciones traumáticas más comunes en la infancia es la indicación quirúrgica. La sumatoria de dos eventos (la internación y la operación) incide sobre el niño y necesita de un manejo propio y específico.

Dividiremos varios periodos para su mejor descripción:

  • Pre internación
  • Internación pre operatoria
  • Internación post operatoria
  • Post internación

En la pre internación, aparece la consulta al cirujano pediátrico y su indicación. Es prioritaria en este periodo la información al niño del suceso a padecer. Rara vez los padres perciben que el niño escucha todo, en especial el discurso médico, y lo interpreta a su manera.

Esta información “clandestina” genera fantasías terroríficas, pues están basadas en la duda y el temor infantiles alo desconocido. La legitimación de una versión tranquilizadora se hace por boca del cirujano, explicando la calidad de la operación y la anestesia, sus objetivos y la seguridad de su presencia y palabra cuantas veces sea necesario. Las cualidades principales del mensaje han de:

  • Adaptarse a la edad del niño
  • Poseer seguridad y continencia
  • Utilizar y estimular el juego adecuado (dibujos, títeres, muñecos) para dar chance a la posterior elaboración lúdica por parte del paciente
  • Evitar la minimización del hecho (“no es nada... ya vas a ver...”)
  • Aceptar las dudas y las preguntas presentes y posteriores
  • Recalcar la ausencia del dolor, sin comparar a la anestesia con el sueño

Una vez en el hogar, los padres detectan cambios en la conducta y el juego de su hijo. Aparecen situaciones alusivas en las dramatizaciones con sus muñecos, donde los mayores pueden intervenir activamente para ayudar al proceso.

Algunos síntomas normales en este periodo son los trastornos del sueño (colecho, pesadillas, insomnio), la ansiedad y la irritabilidad (peleas con sus hermanos y compañeros)

En casos escogidos donde la problemática emocional previa individual y/o familiar necesita de ayuda especializada, es recomendable la psicoprofilaxis quirúrgica.

Esta técnica de psicoterapia breve, tiene objetivos acotados a la preparación psicológica del niño y su familia para la internación – operación.

Su importancia está dada por la prevención de las secuelas emocionales del proceso, facilitando una recuperación pronta y eficaz.

Su implementación debe ser aceptada por los padres y el cirujano, pues el especialista en psicopatología requiere en estos tratamientos la colaboración activa de ambas partes.

La duración de la psicoprofilaxis quirúrgica e variable, de acuerdo a la gravedad del caso, siendo los límites temporarios habituales de un mes de preoperatorio y un mes de post operatorio.

Es recomendable en los casos de indicación quirúrgica lejana la visita previa al lugar de internación, recorriendo los padres y el hijo sus dependencias para explicar la mecánica del traslado sala – quirófano.

Otras técnicas especializadas utilizadas en algunas instituciones implican álbumes con fotografías del proceso para repasar con el niño y salas de juego a cargo de especialistas.

Es necesario insistir en el objetivo final de la preparación para la situación conjunta internación – operación. El fin de este proceso no es la falta de temor infantil a lo que sucederá, pues es imposible exigir semejante esfuerzo en un niño. Lo rescatable es la posibilidad del chico elaborar la situación traumática, sin secuelas emocionales que perturben su futuro desarrollo.

El momento de la internación pre operatoria permite destacar algunos fenómenos. La separación del hogar, la inmovilidad forzosa, las maniobras dolorosas (inyecciones, punciones, etc.), la dependencia hacia los padres y el equipo médico, son todos factores a tener en cuenta en una internación prolongada (mayor a 7 días).

Las reacciones normales de un niño frene a esta situación pueden dividirse en dos periodos

Una primera etapa incluye el “silencio sintomático”, donde el niño no presenta cambios de conducta, pues está recogiendo información ambiental y procesándola. Este momento dura entre 24 y 48 horas. En un segundo tiempo, surgen signos visibles de impacto, que no deber ser considerados como patológicos a saber:

  • Las regresiones con pegoteo a la madre, exigencias, oposicionismo y conductas “de bebé” tipo succión del pulgar
  • Las agresiones a los padres o al equipo médico
  • Las depresiones con aislamiento, tristeza, llanto, abulia y falta de apetito

El niño se vuelve necesariamente molesto, pero está poniendo en juego todos sus mecanismos psíquicos de defensa.

Para facilitar este momento, es recomendable recordar los factores señalados previamente.

La separación del hogar es manejable con la presencia de cartas, visitas, juguetes y cuentos alusivos al retorno a casa. La movilización máxima posible (estimulación precoz, juegos, deambulación) evita la depresión de la inmovilidad forzosa.

Las maniobras dolorosas deben manejarse con información y elaboración previa por parte del equipo médico y la familia (“vas a sentir un pinchazo, pero puedes llorar si querés...”)

Frente a la operación los niños tienen fantasías de desaparición y destrucción. La anestesia es el punto crítico de aparición de las mismas.

La compañía de los padres hasta ese momento es imprescindible, así como el conocer y recibir información por parte del anestesiólogo sobre la calidad de la técnica anestésica (máscara o pinchazo)

En la internación post operatoria se entra al periodo de convalecencia.

Los fenómenos descriptos del momento pre operatorio van atenuando su presencia y tienden a desaparecer. Normalmente el niño vuelve a “ser lo que era”. Las ansiedades de desaparición y muerte desaparecen dando paso a miedos específicos (“¿quedaré bien?... ¿podré caminar?...)

Es de señalar los pasos de los afectos y fantasías familiares como un camino paralelo al que recorre su hijo. La identificación mutua hijo – padres es un mecanismo habitual y necesita la mirada de los mayores sobre sí mismos. La posibilidad de percibir la ansiedad, tristeza, rabia o aislamiento propios ayuda a los padres a un efectivo manejo de esas emociones en su hijo.

Podrán así alterarse los circuitos de comunicación viciados donde inconcientemente estimulan en el hijo esas reacciones.

En el periodo post internación se hace importante la observación y control del menor.
Si persisten las conductas del periodo preoperatorio es de temer la presencia de secuelas emocionales importantes.

El estancamiento en esos comportamientos (regresión, depresión, agresión) merita la consulta al especialista en psicopatología.

En las cirugías sobreagudas (en “caliente”) el tiempo es demasiado escaso como para observar prolijamente los periodos descriptos. Cobra aquí importancia el control postoperatorio para la detección de síntomas y su seguimiento a distancia. La presencia de trastornos de conducta a un mes posterior al retorno al hogar, necesita de consulta especializada.

Un factor final a tener en cuenta es la gravedad del cuadro de base y las diferencias sustanciales de pronóstico, de una enfermedad sobre otra, planteando problemáticas específicas, como las amputaciones o las malformaciones cardíacas. El encuadre es distinto en cada caso, pero la situación conjunta internación – operación sigue teniendo las mismas características descriptas previamente.

Especialista en Psiquiatría Infantil
Servicio de Psicopatología Hospital de Niños RIcardo Gutiérrez de Buenos Aires
 
 

Los servicios e información contenidos en nuestro sitio Web, se brindan bajo las siguientes condiciones

Inicio: 1/3/01. Ultima Actualización: 15/04/ 2008
Webmaster: Fernando Rettazzini